¿Usamos tecnología extraterrestre?

Me gusta subrayar las oraciones o párrafos más significativos en los libros. Esto me permite recordar más fácilmente la información o encontrarla en búsquedas posteriores, aún después de meses o años de haber concluido la lectura. El libro que mencionaré más adelante fue el primero donde me terminé un marcatextos.

La revolución digital que nos rodea no es producto de magia, ni de civilizaciones avanzadas que vienen de otros planetas o de humanos que nos visitan del futuro; se trata de la acumulación de innovación que han logrado decenas de humanos inventivos por más de 170 años. Siendo así, aún me sorprendo cuando encuentro personas afirmando que mucha de la tecnología que usamos cotidianamente tiene un origen extraterrestre.

La tecnología no tiene su origen en la magia si no en la creatividad y capacidad de esas personas para trabajar en equipo, pues con escasos elementos pudieron imaginar artefactos que aún no existían en ese momento.

Algunos autores consideran que la revolución digital inició en 1843 con Ada Byron condesa de Lovelace, hija del reconocido poeta Lord Byron, con unas notas escritas para Charles Babbage sobre una máquina analítica que era difícil de construir en ese momento, debido a las limitaciones de la época.

Ada Lovelace, por Margaret Sarah Carpenter

También encontramos personajes como George Boole, quien usó el álgebra para el razonamiento lógico; y así la lista continúa: Vannevar Bush; Alan Turing; Howard Aiken, John Vincent Atanasoff; Grace Hopper – quien desarrolla el primer compilador informático –, Bob Taylor, Robert Noyce, Gordon Moore, Nolan Bushnell – desarrollador del juego PONG para Atari, momento en que las computadoras dejaron de ser cosa de científicos y se incluyeron en la cultura pop –, Bill Gates y Paul Allen; Steve Jobs y Steve Wozniak, Linus Torvalds y, Tim Berners-Lee, sólo por mencionar a algunos.

Alan Turing

Factores como el estudio de artes y ciencias al mismo tiempo, la posibilidad de armar radios de transistores como juego, o la necesidad de evitar o terminar una guerra mundial, permitieron a muchos de estos personajes trabajar a favor de la humanidad.

Walter Isaacson hace una asombrosa recopilación de estos sucesos en su libro “Los Innovadores”, donde nos proporciona elementos para ubicarnos en el contexto histórico de cada uno de los personajes para permitirnos entender mejor sus aportaciones y lo disruptivas que pudieron ser en el momento, aunque ahora todo esto nos parezca cotidiano.

Deducimos entonces que la disponibilidad de tecnología o de elementos tecnológicos son fundamentales en el desarrollo de futuros adultos que sean capaces de cambiar el mundo. Del mismo modo: estas ideas tienen más oportunidades de florecer si surgen en grupos afines de seres humanos. No basta la información, también necesitamos recursos –humanos y materiales– y, al mismo tiempo, una necesidad. La necesidad es el motor de la curiosidad y el combustible de la creatividad.

“La innovación la impulsa la gente que tiene tanto buenas teorías como la oportunidad de formar parte de un grupo que pueda ponerlas en práctica”
– Walter Isaacson

5 libros sobre evolución que ampliarán tu panorama

Hey! Si ustedes asistieron al último evento escéptico seguramente se dieron cuenta de lo extensa – e intensa – que se puede poner una conversación sobre evolución.

Es muy basta la cantidad de información disponible, lamentablemente a veces pensamos que mucha de ella será difícil de comprender y nos rendimos antes de siquiera intentarlo. Tratando de contrarrestar esta tendencia, aquí te traigo 5 libros sobre Evolución que ampliarán tu panorama e incrementarán tu conocimiento en este tema.

  1. Charles Darwin – El Origen de las especies. 
    Un clásico de clásicos. Seguramente los otros libros que escribiremos aquí no serían lo mismo si este libro en particular no hubiera existido. Hoy se dice mucho y se malinterpreta mucha información diciendo cosas como que “Darwin está obsoleto”. La realidad es que la evidencia que ahora tenemos sobre la teoría de la selección natural es abrumadora.


  2. Richard Dawkins – Evolución: El mayor espectáculo sobre la tierra. 
    El “rottweiler de Darwin” vuelve a las andadas escribiendo un maravilloso libro de fácil lectura – raro en el – celebrando el 150 aniversario de la publicación de El origen de las especies. Richard Dawkins abraza la divulgación de una forma sencilla y te envuelve en un magnífico relato sobre el que es, efectivamente: el mayor espectáculo sobre la tierra.


  3. Stephen Jay Gould – El pulgar del panda. 
    No me considero Gouldista y la verdad es que no es mi autor favorito, pero este libro en particular me dio la oportunidad después de la universidad de reencontrarme con la que había sido la carrera de mi vida y de enamorarme nuevamente de ella a través de una narrativa sencilla y nada pretenciosa. Ahora: no me malinterpretes. Yo podré ser anti-Gouldista, pero reconozco la importancia de su figura como autor en la divulgación de la ciencia.


  4. Yuval Noah Harari – Sapiens. De animales a dioses: Una breve historia de la humanidad
    Este fue, por mucho, mi libro favorito de 2016. Tenía mucho que sabía de el y la verdad es que siempre me había dolido el codo de comprarlo hasta que, un día, vi una cita en Facebook que acabó siendo sacada de este libro y supe que tenía que leerlo.

    La cultura tiende a aducir que solo prohíbe lo que es antinatural. Pero, desde una perspectiva biológica, nada es antinatural. Todo lo que es posible es, por definición, también natural. Un comportamiento verdaderamente antinatural, que vaya contra las leyes de la naturaleza, simplemente no puede existir, de modo que no necesitaría prohibición.

    Así pues, con esa cruda revelación llegué a Yuval Noah Harari y no me decepcionó. Sin lugar a dudas es un gran punto de partida si quieres entender evolución, sobre todo evolución humana.
    Eso si: prepárate a que te haga cuestionarte un par de cosas que crees saber de forma inamovible.


  5. Richard Dawkins – El gen egoísta: Las bases biológicas de nuestra conducta.
    Prepárate para una aventura por la biología molecular de forma que nadie ni nada te ha preparado antes. No quería repetir autores pero, honestamente, Dawkins es el evolulólogo de cabecera – o debería de serlo – además de ser un vocero del ateísmo a nivel mundial. Este libro no es tan fácil de digerir como el anterior y, de hecho, es probable que te cause un par de dolores de cabeza. Mi recomendación es que lo dejes para el final. Lee los demás, luego tómate un café, sosténte las meninges y lee un nuevo clásico de la biología evolutiva que posiblemente acabe siendo libro de texto en las próximas generaciones de biólogos… si no es que ya lo es.

Esas son mis recomendaciones sobre libros de evolución. ¿Tienes tú alguna?