Luna misteriosa

Cuando la luna se pone re grandota como una pelotota y alumbra el callejón…

Durante la sesión de preguntas de nuestro más reciente evento, la proyección del documental Dark Universe en el planetario de Cancún, hubo muchas preguntas que me llamaron la atención pero pocas de ellas –la verdad ninguna– caen dentro de aquellas preguntas que puedo contestar. Sin embargo: durante una de las preguntas salió un dato interesante que me gustaría contrastar en este pequeño documento.

Hablando de la expansión del universo, se preguntó algo como:

¿A que distancia empieza la expansión y a que magnitud es la gravedad la que reina? Porque el sistema solar no se está expandiendo, ni la Luna se está alejando de Tierra… por la gravedad.

Y es ahí donde todo se derrumbó… Porque, pues… No es cierto. De hecho, la Luna se está alejando de la Tierra a un ritmo de unos 4 centímetros anuales (3.78cm por año, dicen los puristas) y esto podría no parecer mucho pero ya de entrada echa por tierra el supuesto del universo estático a pequeña escala.

Deberíamos primero de empezar por el principio:

La luna es el único satélite natural de la Tierra. Es su compañera de juegos y aventuras desde tiempos inmemoriales. Calculamos –en colectivo, como humanidad– que se formó hace unos 4 500 millones de años y la hipótesis más aceptada de su formación es que fue resultado de una colisión entre un objeto del tamaño de Marte y una Tierra primigenia que separó material del joven planeta y que, eventualmente, se organizaría gravitacionalmente hasta ser la compañera de órbita de nuestro planeta. Así pues: la Luna actualmente es el 5to mayor satélite del sistema solar y es el mayor en proporción con respecto a su planeta: tiene 1/4 del diámetro de la Tierra y 1/81 de su masa.

La luna y la tierra comparten su danza alrededor del Sol y, en algunos casos, se ha llegado a considerar el sistema Tierra/Luna como un planeta binario. Cabe destacar que aun con el tamaño de la luna con relación a la tierra, el baricentro del sistema se mantiene dentro de la tierra, pero a unos 4683km del centro de esta. El Baricentro es el punto en el cual la masa del sistema tierra/luna se divide a la mitad. Si el baricentro estuviera fuera de la tierra entonces, técnicamente, se aceptaría el supuesto del Planeta Binario.

Una característica importante y sumamente obvia de la Luna es que, desde la Tierra, siempre vemos su misma cara. Esto no quiere decir que la Luna no rote ya que, si no lo hiciere, veríamos porciones diferentes de la luna conforme avanzara en su traslación alrededor de la Tierra. Esto quiere decir quea la luna  le toma el mismo tiempo girar sobre su eje que dar una vuelta alrededor de la Tierra. Este hecho es causado por un fenómeno llamado “anclaje mareal”.

La fuerza gravitacional de la Tierra y la Luna interactúan formando mareas, esta interacción ha causado que la rotación de la luna desacelere hasta el punto en que dar una vuelta sobre su propio eje le toma el mismo tiempo que trasladarse alrededor de la Tierra. Este mismo fenómeno está causando que la tierra desacelere su rotación lenta pero progresivamente por la fricción entre las masas marinas y la superficie terrestre. Como dijo el padre Newton: la energía no se crea ni se destruye, así que esta energía rotacional que se “pierde” en la Tierra, se transfiere a la Luna de forma que esta acelera su movimiento de traslación causando que se aleje una media de 3,87 centímetros cada año.

Eventualmente, esta aceleración será suficiente como para que la Luna abandone el sistema tierra/luna al escapar de la influencia gravitacional de la tierra.

¿Cómo sabemos esto?

Como seguramente muchos de ustedes saben o se imaginan, hay necios que no aceptan los hechos si no que están dispuestos a a medirlos y comprobarlos una y otra vez. Un grupo de estos necios colocó unos espejos en la superficie de la Luna durante alguna – o varias – de las misiones Apolo, de tal forma que ahora nosotros podemos apuntar a los espejos de la luna con un laser, esperar a que se refleje y regrese a nosotros y, dado que conocemos la velocidad de la luz, podemos calcular la distancia entre la Tierra y la Luna multiplicando la mitad del tiempo que se tome el láser en ir y regresar a nosotros por la velocidad de la luz. Muy complejo? Veamos la fórmula:

LD = (t * c )/ 2

Donde:

  • LD es la Distancia a la Luna
  • t es el tiempo que se toma el láser en ir y volver a nosotros,
  • c es la velocidad de la luz
  • 2 es… pues 2.

Así de esta forma podemos calcular la distancia de la Tierra a la Luna en ese momento. Debemos recordar que la órbita lunar es una elipse por lo tanto hay momentos en los que está mas lejos que en otro y deberíamos hacer un programa de varios días para poder calcular la distancia media entre la tierra y la luna.

Un último dato curioso.

A veces no dimensionamos la inmensa distancia entre la Tierra y la Luna, y es que estamos tan acostumbrados a su presencia que pocas veces nos hacemos preguntas con respecto a ella. Tomemos en consideración que el resto de los planetas puestos en línea ocuparían unos 383 193km repartidos de la siguiente forma

  • Mercurio: 4 879km
  • Venus: 12 104km
  • Marte: 6 794km
  • Júpiter 142 984km
  • Saturno: 116 464km
  • Urano 50 724km
  • Neptuno: 49 244km.

De tal suerte que, al ser la distancia media entre la luna y la tierra de 384 400km, todos los planetas en fila uno junto al otro cabrían entre la tierra y la luna… sin problemas. Hasta con unos metros entre ellos para no ir tan apretados como en el R1 de Zona hotelera de Cancún a las 6 de la tarde.

Representación artística que ilustra la distancia entre la tierra y la luna comparada con el diámetro de los planetas. #Avedá?

Espero haberte resuelto un par de dudas y haberte regalado un par más.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Sí, esa frase de Carl Sagan que se está viralizando, es real.

Más que una frase de Carl Sagan es una cita textual de su  libro The Demon-Haunted World: Science as a Candle in the DarkDe hecho, es una de las frases destacadas del libro en goodreads.

Justamente esta frase la vi hoy compartida en letras verdes y dudé si era verdad, pero la verifiqué. Textualmente copiada. Para todos los que no son angloparlantes, me tomé la libertad de traducirla. Nótese que la frase habla de “América” refiriéndose a los Estados Unidos de América, así que en la traducción utilizaré “Estados Unidos” en vez de “América” para evitar confusiones.

Tengo un presentimiento de unos Estados Unidos en la época de mis hijos o mis nietos – cuando los Estados Unidos tengan una economía de servicios e información; cuando casi todas las industrias manufactureras se hayan ido a otros países; cuando haya impresionantes poderes tecnológicos en manos de muy pocos y nadie representando el interés público pueda siquiera comensar a entender los problemas, cuando la gente haya perdido la habilidad de establecer sus propios intereses o cuestionar con conocimiento aquellos que tienen autoridad; cuando, aferrándonos a nuestros cristales y nerviosamente consultando nuestros horóscopos, con nuestras facultades críticas en declive, incapaces de diferenciar entre lo que se siente bien y lo que es verdad, nos deslizamos, casi sin notarlo, de regreso a la superstición y la oscuridad…

El estadounidense embrutecido es más evidente en el lento decaimiento de contenido sustancioso en los medios con influencia enorme, los balazos de 30 segundos (ahora de 10 segundos o menos), programación dirigida al más bajo común denominador, presentaciones crédulas sobre pseudociencia y superstición, pero, especialmente, alguna especie de celebración de la ignorancia.

Así pues, hace 22 años que se publicó este libro y al parecer la epidemia se ha extendido fuera de Estados Unidos hasta los vecinos del sur y más allá. La potencia científica y tecnológica del siglo XX se encuentra ahora mermada y reducida en manos de unos cuantos inescrupulosos respaldados en dioses y otros mitos de la antigüedad. Y es que dicen que en Estados Unidos ya hubo un presidente negro, podría haber un presidente gay, pero ¿uno ateo? JA!

Así pues, en el mismo talante… No podemos olvidar que en México los diputados piden que se le otorguen más fondos a pifias como el Hospital Nacional Homeopático y, seguramente, más de alguno consume Herbalife o aceites esenciales. ¿Cómo funciona? al parecer todo es un ciclo:

Por último… si tú también eres medio book nerd ¡Sígueme en goodreads!

– Cristóbal Galindo en Goodreads